Ranking de las despedidas más divertidas: Humor después de la muerte

lapida graciosa

Muchos famosos decidieron provocar una última sonrisa a sus parientes y seguidores. Gente que jamás dejó de sorprendernos, incluso en el momento de desaparecer. Esto nos hace reflexionar sobre la muerte desde una perspectiva menos trágica, y tal vez, mucho más profunda.

Morir es concluir una parte del camino, todos, absolutamente todos, dejamos huellas, algunas son menos profundas, otras se preservan a través del tiempo. El recuerdo de una existencia es el resultado de una poción, compuesta por las experiencias, los hechos, las palabras… Es tan recordado un genocida por sus terribles acciones, como lo es un sabio o un líder espiritual. Porque todos dejaron marcas en la humanidad, solo que algunas son cicatrices y otras son senderos de luz.

A continuación, rescaté esta sorprendente lista de epitafios notables, algunos llenos de humor, otros de ironías, pero todos dignos de recordar.

 

Moliére: “aquí yace Moliére, rey de los actores. En estos momentos hace de muerto y de verdad que lo hace bien”.

John Wayne: “Feo, fuerte y formal”.

Erick Idle: “Say no more”.

Rebelais: “Que baje el telón, la farsa terminó”.

Enrique Jardiel Poncela: “Si queréis los mejores elogios, moríos”.

Miguel Mihura: ”Ya decía yo que ese médico no valía mucho”.

Antonio Gala: “Murió vivo”.

Tupak Katari: “Volveré y seré millones”, (líder descuartizado).

Miguel Collantes: “Pierda peso, pregúnteme cómo”.

Marqués de Sade: “Si no viví más fue porque no me dio tiempo”.

Coronel Francis Chartres: “ Desapareció en combate, apareció aquí”.

Cantinflas: “Parece que se ha ido, pero no se ha ido”

P. Melich: “Aquí sigue descansando el que nunca trabajó”.

Johann Sebastian Bach: “Desde aquí no se me ocurre ninguna fuga”.

Orson Welles: “No es que yo fuera superior, es que los demás eran inferiores”.

Francis Scott Fitzgerald: “Estuve borracho muchos años, después me morí”.

Nerón: ”Qué artista muere conmigo”.

El transformista Leopoldo Fregoli: “Aquí, Leopoldo Fregoli, llevó a cabo su última transformación”.

Jaime Cerón: “En realidad, no estoy aquí”.

Stan Lauren: “Si alguien va a mi funeral con la cara larga, nunca le hablaré de nuevo”-

Lleras de la Fuente: ”No sé qué hago aquí”.

Y ahora, algunos que no fueron famosos en vida, pero que lograron ser recordados por sus epitafios:

“Aquí descansa mi querida esposa, Brujilda Jalamonte, Señor, recíbela con la misma alegría con que yo te la mando”; “Aquí yace mi mujer, fría como siempre”; “Hoy se me acabó el mañana”; “Estos días se me están haciendo eternos”; “Falleció por la voluntad de Dios y la ayuda de un médico imbécil”; “No llores, hombre, que no tardas en alcanzarme”; “Game over”; “Necesité toda una vida, para llegar aquí”; “En realidad, preferiría estar en Filadelfia”.

El humor negro a veces viene bien, para ver las cosas desde una perspectiva más liviana.

FuentesY en polvo te convertirás, de Nieves Concostrina; Después del entierro, de Omar R. López Mato; El último deseo, de Jesús M. de Miguel; Epitafios. El derecho a la muerte escrita, de Luis Gusmán; Patricia Rodón.

Acerca de Estrella Pedroza 5 Articles
He sido artesana y escritora desde que recuerdo, tengo estudios de filosofía y cursos sobre medicinas naturales, reiky, magnetoterapia, dígitopuntura, do in, shiatzu, bioenergía, radiestesia, soy guía de meditación taoísta, instructora de artes marciales con fines terapéuticos, chikung, taichichuan e instructora en técnicas de visualización mental.

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*