Locura sin fin: las alucinaciones más extrañas del mundo

Existen numerosos casos documentados de delirios extraños y síndromes neurológicos curiosos que pueden ofrecer una ventana hacia el universo desconocido que puede ser el cerebro.

Puede parecer que las alucinaciones son imágenes aleatorias que aparecen a algunos individuos, o que los delirios son pensamientos que surgen sin propósito. Sin embargo, en algunos casos, una vía cerebral específica puede crear una imagen o engaño particular, y diferentes personas pueden experimentar la misma alucinación.

En las últimas décadas, con los avances en las ciencias neurológicas, los investigadores han comenzado a desentrañar las causas de algunas de estas condiciones, mientras que otros continúan siendo un misterio. Aquí les preparamos algunas alucinaciones raras, que muestran que todo es posible cuando el cerebro se toma un descanso de la realidad.

 

Síndrome de Alicia en el País de las Maravillas

Este síndrome neurológico se caracteriza por percepciones distorsionadas del tiempo y espacio, de forma similar a lo que Alice experimentó en el relato de Lewis Carroll. Así es que los pacientes con el síndrome de Alicia en el País de las Maravillas describen objetos o partes de sus cuerpos que son percibidos como pequeños o más grandes que su tamaño real, o en una forma alterada. Estos individuos también pueden percibir el tiempo de manera diferente.

Este raro síndrome parece ser causado por algunas infecciones virales, epilepsia, las migrañas y tumores cerebrales. Los estudios también han sugerido que la actividad anormal en partes de la corteza visual que maneja la información sobre la forma y el tamaño de los objetos podría causar dichas alucinaciones. También se ha sugerido que el propio Carroll experimentó la condición durante migrañas repetidas y los utilizó como inspiración para escribir la historia del extraño sueño de Alicia.

Dado que el psiquiatra inglés John Todd describió por primera vez la condición en un artículo publicado en 1955, también se la conoce como síndrome de Todd. Sin embargo, una referencia anterior a la condición aparece en un artículo de 1952 por el neurólogo estadounidense Caro Lippman, el médico describe un paciente que dice sentirse corto y ancho mientras caminaba, hace referencia a “Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas” para explicar las ilusiones percibidas en la imagen corporal.

 

Síndrome del Muerto Vivo

Esta condición, también llamada síndrome de Cotard, es una enfermedad mental rara en el cual los pacientes creen que están muertos, están muriendo o han perdido sus órganos internos. Fue el neurólogo francés Jules Cotard el que describió por primera vez la enfermedad en 1880, encontrándola en una mujer que tenía depresión y síntomas de psicosis. La paciente creía que ella no tenía cerebro, siquiera intestinos, y no tenía necesidad de comer; por lo cual falleció de inanición. Otros casos de síndrome de Cotard se han reportado en personas con una amplia gama de problemas psiquiátricos y neurológicos, como esquizofrenia o esclerosis múltiple.

 

Síndrome de Charles Bonnet

Las personas que han perdido la vista pueden desarrollar el síndrome de Charles Bonnet, que implica tener vívidas alucinaciones visuales complejas sobre cosas que no están realmente allí.

Las personas con este síndrome suele alucinar sobre rostros de personas, dibujos animados o patrones de colores y objetos. Se cree que la afección se debe a que el sistema visual del cerebro ya no recibe la información visual del ojo o parte de la retina, y por ello comienza a realizar sus propias imágenes.

Según estudios, este síndrome se encuentra entre el 10 y el 40% de adultos mayores que han sufrido pérdida significativa de la visión.

Síndrome de Charles Bonnet
Síndrome de Charles Bonnet

 

 

Licantropía clínica

Esta es una condición psiquiátrica extremadamente rara, donde los pacientes creen que se están convirtiendo en lobos u otros animales. Pueden percibir su propio cuerpo de manera diferente, e insistir en que les está creciendo piel -de animal-, dientes afilados y las garras de un lobo.

También se han reportado de personas con la creencia delirante de que se estaban convirtiendo en perro, cerdo, rana e inclusive serpiente. La condición generalmente se presenta en combinación con otro trastorno, como la esquizofrenia o trastorno bipolar.

Licantropía clínica
Licantropía clínica

 

Delirio de Capgras

Los pacientes con delirio de Capgras creen que un impostor ha sustituido a una persona cercana al afectado, como un amigo o cónyuge. Ha sido reportado en pacientes con esquizofrenia, enfermedad de Alzheimer, demencia y Parkinson. Según un estudio de imágenes cerebrales, se sugiere que la afección puede implicar la reducción de la actividad neuronal en el sistema cerebral que procesa la información acerca de los rostros y las respuestas emocionales.

 

Síndrome de Otelo

Nombrado tras el personaje de Shakespeare, el síndrome de Otelo implica una creencia paranoica que “acusa” a la pareja del paciente de engaño en la pareja. Las personas con esta condición experimentan fuertes pensamientos obsesivos y pueden mostrar agresividad y violencia.

En un reciente informe de caso, médicos han descrito a un hombre casado de 46 años en Burkina Faso, que tuvo un derrame cerebral, que lo dejó incapaz de comunicarse y paralizado en la mitad del cuerpo. Gradualmente fue recuperándose de su parálisis y ha quedado con dificultad para hablar, pero desarrolló celos delirantes de manera persistente y agresión hacia su esposa, acusándola de engañarlo con un hombre no identificado.

 

Síndrome de Ekbom

Los pacientes con síndrome de Ekbom, también conocido como parasitosis delirante o infestaciones delirantes, creen firmemente que están infestados con parásitos que se arrastran debajo de su piel. Los pacientes reportan sensaciones de picazón y mordiscos. En los peores casos se registraron intentos para deshacerse de los patógenos, llegando a lastimarse a sí mismos.

La causa de estos delirios se desconoce, pero los estudios han vinculado la enfermedad con cambios estructurales en el cerebro, y algunos pacientes han mejorado durante tratamiento con medicamentos anti-psicóticos.

Acerca de Natán Gasparotti 10 Articles
Ha estudiado Licenciado en Ciencias de la Comunicación en la UCSF. Fotógrafo, escritor y corrector; cuyos gustos diversos, curiosidad y sed de conocimiento lo han llevado a desempeñarse como escritor para redes de blog sobre temas de interés.

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*