El juicio final de Ronald McDonald: el payasito de la cajita feliz paga condena en el infierno

Aunque los payasos son conocidos por hacer reír a la gente, está claro que no todos van al cielo, algunos deben pagar condena en el infierno por sus malas acciones. Este es el caso de Ronald McDonald, el simpático payaso de la cajita feliz de McDonalds que fue sentenciado a deambular por el inframundo y sufrir las consecuencias de sus actos.

McDonalds es posiblemente una de las marcas más conocidas en el mundo de la comida chatarra, con una enorme cantidad de combos y promociones que la gente consume sin el menor reparo.

Solo en Estados Unidos, la obesidad afecta a uno de cada tres personas, lo que pone sobre el tapete un tema que debería preocuparnos a todos. De hecho, hace mucho que la Organización Mundial de la Salud (OMS) categorizó a las personas obesas como uno de los tipos de enfermedad más comunes y peligrosas.

Pero bueno, aquí no está en discusión si uno es gordo o no, el tema de fondo es saber quién es el culpable de semejante atropello. Y por supuesto, antes de culparse uno mismo, es mejor culpar a los demás.

 

McDonalds en el infierno

 

¡McDonalds señores! McDonalds es uno de los tantos responsables que envenenan nuestra mente con sus anuncios provocativos y promociones 2×1. La gente prefiere ir a comer a McDonalds antes que tener una linda cena romántica en casa, hemos cambiado las verduras por las papas al hilo, y el hígado de res por el pollo crujiente.

McDonalds debe ir a la hoguera, y el primero en arder en las llamas del infierno debe ser el payasito de la cajita feliz, el más vil de los criminales que nos seduce con su cara sonriente y perturbadora.

Y para tener una idea de cómo sería el infierno de McDonalds, aquí tenemos el brillante trabajo hecho por los hermanos Jake y Dinos Chapman, quienes dedicaron alma, corazón, y vida en crear una compleja maqueta con una temática disparatada.

La idea es recrear un mundo devastado donde las figuras más emblemáticas de la línea de comida rápida McDonalds son castigadas cruelmente. El proyecto supuso una inversión de veinte mil dólares, pero paradójicamente la maqueta terminó echa cenizas después del incendio en uno de los almacenes donde se alojaba.

El año pasado, tras una épica recopilación de más de treinta mil piezas, los hermanos Chapman lograron reconstruir la maqueta y armaron una colección de cuatro dioramas con los escenarios más petrificantes.

En total se necesitaron a 15 ayudantes para culminar esta obra que se extendió por los últimos seis meses. Y aquí está el trabajo final, con una asombrosa galería de fotos que muestra el lado más oscuro de McDonalds en medio de las tinieblas.

 

 

Sitio Web: Jake and Dinos Chapman

 

Acerca de Juanjo Dioses 200 Articles
Cuando le dije a mi mamá que iba estudiar periodismo me respondió que moriría de hambre, y aquí estoy, escribiendo en un blog. Los mejores trabajos de mi vida están guardados en los servidores de Megaupload. Nunca jamás en la vida, ni en ninguna otra dimensión paralela, o bajo alguna circunstancia de presión, exagero.
Contacto: Sitio web

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*